Utilizando la técnica de la cera perdida se trabajan los metales –oro y plata– para desarrollar piezas de gran plasticidad. Son pequeñas esculturas, muchas de ellas inspiradas en el movimiento del mar, en las que se manifiesta la búsqueda de texturas y de formas.

                                                      ver fotos...