Cuando María Mercedes Pacheco vio por primera vez los metales cambiar de estado para encontrar su forma definitiva en una joya, su fascinación fue total, al punto de querer dedicarse a la joyería.
Se formó en la escuela tradicional en el Taller de Orfebrería Fanta y Janata en Bogotá, Colombia; en el Atelier de Bijouterie et Joaillerie de Claude Bergman en Lausanne, Suiza; en el Gemological Institute of America en Nueva York, Estados Unidos; y en el Taller Nirmal Gangadean en Goa, India, donde pudo familiarizarse con técnicas y tradiciones de la joyería asiática, ya que el lugar se constituyó en un punto importante de intercambio cultural por ser el paso obligado de los pueblos que emprendían la travesía de India a Nepal. Equipara su trabajo al de un pintor en el que en lugar de lienzos y pinturas cuenta con piedras naturales y metales. Desde hace treinta aņos la joyería es el lenguaje que le ha permitido a esta bogotana manifestar su vocación artística.
En Hito, su espacio de trabajo y de exhibición, se puede apreciar el resultado.