Técnica japonesa muy antigua que a mi me sorprendió nuevamente después de tantos años. Este es un intrincado proceso de llevar dos metales a abrazarse. Creo que habia soñado con algo asi alguna vez, y poder trabajar una pieza de éste casamiento provocador de dos colores es una experiencia sublime. Todavia siente uno que la joyeria es infinita.

                                                      ver fotos...